miércoles, 13 de marzo de 2019

Los 10 mejores consejos de seguridad en viajes

¿Es posible viajar por el mundo de manera segura? Absolutamente. Incluso mande los centros turístico, si visitas países en desarrollo, si no hablas el idioma local o si viajas solo.

Compartimos este artículo sobre seguridad turística para que el miedo no sea un factor insuperable a la hora de viajar de manera independiente por el mundo.

Esta lista de consejos de seguridad en viajes está lejos de estar completa, y hay muchos otros consejos por ahí que quienes tengan experiencias en viajes pueden comentar en este post. Sin embargo, estos 10 tips, te brindarán una base sólida para viajar de forma segura en el futuro.

Los 10 mejores consejos de seguridad en viajes

Los 10 mejores consejos de seguridad en viajes

1. Investiga completamente el destino antes del viaje
Para muchos viajeros, planificar e investigar es casi tan divertido como viajar. Entre el alcance de las playas más bellas y las ciudades más frescas, tómate un tiempo para buscar información de seguridad hacia dónde te diriges.

¿Cuáles son los mejores barrios y cuáles debes evitar? ¿Hay solo ciertos tipos de taxis que debes tomar? ¿Hay algún centro médico en la ciudad, por si acaso?

Cuando se trata de alojamiento, ¿piensas alquilar utilizando un software de gestion de apartamentos turisticos? ¿Cómo son sus calificaciones en seguridad? ¿Qué dicen los turistas  sobre sus experiencias? ¿Hay algún patrón emergente en las revisiones que debería preocuparte?¿Cómo vas a moverte? ¿Cómo es el transporte público en tu destino? ¿Necesitas alquilar un coche? ¿Cambia la situación por la noche?

Visita una agencia de viajes de antemano y habla con tu médico de cabecera acerca de tu viaje. ¿Necesitas alguna vacuna o receta en especial? ¿Hay problemas de salud locales para los que debes prepararte?

Cuando se trata de actividades, especialmente deportes de aventura, ¿cuáles son los riesgos? Si te lesionas, ¿estarás cubierto por el seguro de viaje?

Esto es lo que debes averiguar con anticipación, mucho antes de que comiences tu viaje.

2. Manten tus objetos de valor contigo mientras viajas
Atención: ¡no debes traer objetos de valor en primer lugar!
Lo mejor es no llevar nada de lo que no quisieras perder: reliquias familiares, joyas caras, tu certificado de nacimiento y similares.

Hoy en día, la gente viaja con una cantidad de tecnología que era insondable hace una década. La mayoría de los viajeros traen un teléfono inteligente como mínimo; muchos traen computadoras portátiles, tablets, u otros dispositivos electrónicos, cámaras de fotos profesionales con lentes caros y más. Cuando consideras los costos de reemplazar cualquiera de esos artículos, definitivamente cuentan como objetos de valor.

Debes tener una bolsa para el día en la que puedas colocar todos tus artículos importantes: tu pasaporte, cámara, medicamentos, joyas, tarjetas de crédito, teléfono móvil y cualquier otra tecnología o equipo valioso que tengas.

Nunca pongas estos artículos en tu mochila general. Nunca pongas estos artículos en la bodega del equipaje en un autobús. Si los pierdes de vista, existe una gran posibilidad de que te los quiten para siempre.

3. Toma solo lo que necesitas y deja el resto bajo llave
No es necesario salir a caminar por la ciudad con todas las tarjetas de crédito, el pasaporte y mucho dinero en efectivo. Toma lo que necesites para el día, una tarjeta de débito, y mantén el resto en tu alojamiento.

Casi todos los albergues de renombre tienen casilleros disponibles para los huéspedes. Úsalos si los tienen. En las casas de alquiler, habitaciones de hoteles u otros lugares que no tienen un casillero o caja fuerte, usa una caja fuerte portátil o escondites secretos donde puedas esconder de manera segura tus objetos de valor.

Si bien no elimina el riesgo al 100% (si un criminal profesional está decidido a robarte, te robará), la mayoría de los delincuentes son oportunistas. Si eliminas la oportunidad fácil, perseguirán a otra persona que dejó sus objetos de valor a la intemperie, mucho más accesibles para ellos.

4. No confíes en la gente demasiado rápido
Cuando viajas a un nuevo destino, y especialmente cuando viajas solo, puede ser tentador unirte a grupos de personas. A veces estos grupos se convierten en amistades de por vida, pero no siempre. Algunos estafadores han dominado el arte de entablar amistad con los viajeros, consiguiendo que dejen sus objetos de valor desatendidos y robándolos antes de volver a su país de origen.

Cuando se trata de romance, quizás quieras aumentar la velocidad cuando te encuentres con alguien increíblemente sexy, pero esa no es siempre la mejor idea. El sexo prevalece en el camino, pero asegúrate de protegerte lo más posible.

A veces, deseamos tanto ser parte de un grupo, que empezamos a confiar en las personas antes de que sepamos quienes son en realidad. Es mejor errar por el lado de la precaución. Si solo estás conociendo a alguien, no confíes en él o ella para proteger tus costosos aparatos electrónicos mientras estás en el baño.

No es grosero ser cauteloso. Tomate las relaciones en los viajes con calma.

5. Cuidado con el alcohol
Este es un consejo que no se dice con la suficiente frecuencia. Es aplicable tanto en lugares que conoces, como en viajes al exterior. Cuando bebes alcohol, entorpeces tus sentidos y disminuyes el tiempo de reacción, lo que a su vez te hace vulnerable a los demás.

Esto no significa que debas evitar beber por completo. En su lugar, conviene beber lentamente. Comer de antemano o mientas bebes. Tomar un vaso de agua entre cada bebida (tu cuerpo te lo agradecerá por la mañana). Se consciente de lo que realmente estás bebiendo, y siempre toma bebidas servidas directamente por el barman. Constantemente hazte esta pregunta: "¿Quiero tener menos control del que tengo ahora?" Y deja de tomar si la respuesta es no.

Lo importante es resistir la presión de mantenerte al mismo nivel de embriaguez de otras personas que podrían beber más que tú, especialmente en países donde es común dar una vuelta de shots grupal.

6. Mezclate lo más que puedas
Intenta vestirte más o menos como el resto, sin intentar resaltar demasiado.
Cuanto más te destacas, más te marcan como alguien que no está familiarizado con la ubicación, lo que te hace más vulnerable a los delincuentes.

En vez de eso, investiga tu destino con anticipación, observa cómo se viste la gente y trata de pasar como local - o, si eso es imposible (como si estuvieras en Tailandia o México y no parecieras tailandés, ni mexicano), trata de pasar como alguien que está en el lugar desde hace tiempo.

Eso significa evitar el vestuario de mochileros con pantalones hippies y remeras con el nombre de la ciudad turística. Para mujeres, también significa tener en cuenta cubrir tus brazos, piernas y escote en los países musulmanes, usar ropa holgada en la India y usar pantalones largos en Europa y América Latina.

En conjunto con la fusión, es importante mantener la confianza en todo momento, e incluso si no estás segura, al menos manten la apariencia de confianza.

Cuando estés caminando por la calle, levanta la cabeza y los hombros hacia atrás. Mira al frente y camina con un propósito. Imagina que tienes un lugar importante al cual ir, y si caes presa del acoso en la calle, ignóralo y sigue moviéndote.

Si te pierdes y necesitas encontrar tu camino al hotel o casa alquilada, entra rápidamente a una tienda o cafetería para consultar el mapa en privado antes de continuar.

7. Gastar dinero extra en seguridad
Si viajas a largo plazo con un presupuesto reducido, puede ser difícil justificar el gasto de dinero extra cuando podría destinarse a muchas más actividades divertidas. Pero es una buena idea invertir financieramente en tu propia seguridad.

¿Qué significa eso?

Esto significa que si tu vuelo está programado para aterrizar en una ciudad difícil a altas horas de la noche, deberías gastar más dinero en un taxi directamente en el aeropuerto en lugar de tomar un autobús hacia la ciudad e intentar encontrar la casa alquilada o el hotel a pie.

Significa pagar más para permanecer en un vecindario central con mucha actividad en lugar de un área residencial más barata y tranquila donde te sientas aislado.

Significa que debes elegir la escuela de buceo con la mejor reputación y cientos de críticas positivas de los usuarios en Internet en lugar de la escuela de buceo que lo hará mucho más barato, pero de la cual no tienes referencias.

Incorpora un colchón financiero adicional a tu viaje y utilízalo para situaciones como estas: situaciones en las que podrías estar un poco más segura si gastas un poco más.

8. Prepárate para lo peor con documentos y dinero de respaldo
Supongamos que sucede lo peor: te roban el bolso, te sacan el máximo provecho a las tarjetas de crédito, te enfermas y necesitas ir al hospital de urgencia. Definitivamente es bueno tener un plan de respaldo.

Para los documentos, manten las copias de tus tarjetas de crédito guardadas en el almacenamiento en la nube como Google Docs o Dropbox, así como una copia de tu pasaporte. También es una buena idea mantener los números de teléfono del banco y de la tarjeta de crédito almacenados en un archivo.

Además de los documentos, guarda algo de dinero en efectivo de respaldo. Mantén por lo menos $ 50 dólares americanos escondidos en un lugar secreto en el interior de tu equipaje, como dentro de un tampón o escondido en un calcetín. En un lugar separado, deja una tarjeta de crédito de respaldo. Si te roban tu bolso o bolsa de día de tu cuerpo, esto te proporcionará un colchón financiero temporal mientras intentas solucionar la situación.

9. Contratar un seguro de viaje
¿Realmente necesitas un seguro de viaje? Absolutamente. Podría salvar tu vida, y en la actualidad, con tantas opciones en el mercado, no hay razón para no obtenerlo.

Ya sea que pierdas tu equipaje, se produzca un golpe político o un desastre natural en el lugar turístico al que vas, o si necesitas ir al hospital mientras estás de vacaciones, el seguro de viaje te reembolsará los gastos. Si te roban, el seguro de viaje te dará la seguridad que necesitas.

Si sucede lo peor y terminas perdiendo la vida, un buen seguro de viaje permitirá a tu familia llevar tu cuerpo a casa sin tener que pagar decenas de miles de dólares y quedar envuelto en montañas de trámites de burocracia.

En resumen, si no puedes pagar un seguro de viaje, no debes viajar en primer lugar.

Asegúrate de examinar a fondo las posibles pólizas de seguro de viaje, ya que podrían no cubrir tu situación personal. Muchos planes de seguro no cubren ciertos deportes de aventura o países y regiones particulares. La mayoría de los planes solo cubrirán una fracción del valor de tus objetos electrónicos.

10. Reportate regularmente
Es una buena idea que al menos un amigo o familiar designado tenga una copia de tu itinerario con anticipación: los números de vuelo, tu alojamiento y un calendario general de dónde estarás en qué fechas, así como información sobre tu seguro de viaje, tarjetas de crédito y número de cuenta bancaria.

Planea con anticipación cómo te comunicarás y con qué frecuencia, ya sea a través de correos electrónicos diarios, mensajes de whatsapp, actualizaciones de redes sociales o chats de Skype habituales. Independientemente de lo que elijas hacer, asegúrate de mantener un horario constante.

Mantenerte en contacto es una manera de calmar los temores de tus seres queridos, pero si te encuentras en problemas, podrían ubicarte mucho más fácilmente que si no supieran demasiado acerca de tu paradero.

0 comentarios:

Publicar un comentario