domingo, 14 de julio de 2019

Cosas curiosas sobre la fibra óptica

La fibra óptica es una de las grandes innovaciones del mundo de la tecnología en este siglo en materia de comunicaciones, redes de datos y televisión por cable. A continuación te contamos una serie de curiosidades sobre ella

fibra óptica


Se creó en el siglo XVIII

Narinder Singh Kapany es considerado el “padre de la fibra óptica”. En 1792, Claude Chappe desarrolló un sistema de telégrafo óptico considerado como uno de los primeros de la luz en el intercambio de información.

En España, en 2005

En 2005 la empresa Telefónica llevó a cabo las primeras pruebas de conexión a una velocidad de 50 Mbps en La Latina y Pozuelo de Alarcón (Madrid). Hubo que esperar 3 años más para ver que se comercializara de forma definitiva.

China, uno de los primeros

El motivo, los robos de del cableado de cobre. La fibra óptica no vale mucho.

No sólo se usa en telecomunicaciones

Se emplea en elementos decorativos como manteles o cojines. Hoy en día se usa, includo para lencería y vestidos de novia.

También se usa en hormigón translúcido, un material con la resistencia del hormigón, pero que deja pasar la luz.

Resistencia a los parásitos

Es muy resistente e insensible a los parásitos. Sin embargo, en entornos industriales o húmedos, las ratas pueden roer los cables. Gracias a las mediciones de telemetría se puede encontrar rápidamente dónde está el fallo.

Uniendo continentes

Existen más de cien cables de fibra óptica que unen continentes por el agua.

Cobertura y despliegue

Según los datos del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, la cobertura y el despliegue de la fibra óptica está a casi el 70%. Se espera que llegue, en un futuro, al 90%


Tamaño y resistencia

La fibra óptica es igual o más fina que un cabello. Pese a su tamaño, es capaz de soportar 100 kilogramos de tensión. Además, es resistente a todo tipo de climatologías.

Velocidad, seguridad y sostenibilidad

El acceso al cable que lleva los datos es muy complicado en el caso de la fibra óptica.

La cantidad de energía que hace falta para enviar la luz a través del cable es mucho menor que la que se utiliza en los cables de cobre.

El ADSL es capaz de proporcionar velocidades de hasta 30 Mb, siempre dependiendo de la distancia que haya hasta la central telefónica. La fibra óptica, por otro lado, puede alcanzar velocidades de hasta 1 GB, siendo esta velocidad independiente a dónde vivamos.

No sólo la velocidad es mayor en el caso de la fibra óptica sino que también lo es la estabilidad de la conexión. En la fibra óptica la cantidad de megas con los que se navega es constante, por lo que la velocidad de bajada siempre será la misma. Si, además, contratas fibra simétrica, la velocidad de subida también será la misma.


El mayor inconveniente hoy en día sigue siendo que no en todo el mundo se puede acceder a la fibra óptica, si bien es cierto que, debido a la alta demanda, los diferentes operadores de telecomunicaciones están invirtiendo en infraestructuras para garantizar el acceso a la fibra óptica a cada vez más territorios.

lunes, 8 de julio de 2019

Vlad III (Drácula)

En 1476 muere Vlad III, o Vlad Draculea, o Vlad Tepes "El empalador", príncipe de Valaquia, en la actual Rumanía (más conocido también como "Drácula" por la novela del irlandés Bram Stoker). Tras su fallecimiento, aparecieron multitud de panfletos en Rusia y Alemania contando anécdotas del personaje. Mientras que en Alemania se remarca su crueldad, en Rusia se le ve más bien como alguien que tendría que actuar así para defender a su pueblo de las presiones territoriales turcas del Imperio Otomano. Pero la tradición oral ha hecho llegar hasta nuestros días también muchas leyendas y anécdotas de Vlad III (Drácula). A continuación mostraremos tres significativas de las varias que existen.

1ª- La copa de oro:
Cualquier ladrón que fuese capturado por Vlad III sería empalado. Para demostrar la seguridad que había en la ciudad, Vlad colocó una copa de oro al alcance de todos en la plaza central de la ciudad de forma que todos podían utilizarla para beber pero ninguno debía intentar robarla bajo pena de fuerte castigo. Y así fue, la copa nunca fue robada.

2ª- Los embajadores:
Con varias versiones en las que cambia el origen de los emisarios y el tipo de sombrero que llevaban, en esta historia unos embajadores de oriente se presentan ante Vlad III. Al llevar turbante no descubrieron sus cabezas ante el príncipe, gesto que Vlad consideró como una falta de respeto y una ofensa hacia su persona. Ante las excusas que estos dieron de que no podían descubrir sus cabezas, Vlad decide clavarles el turbante a la cabeza para que no pudieran quitárselo nunca más y, por tanto, no corrieran el peligro de que su cabeza quedara al descubierto.

3ª- La quema de pobres y enfermos:
Dándose cuenta de que el número de pobres y enfermos aumentaba considerablemente en Valaquia, Vlad decidió invitarlos a todos a un gran festín para demostrar que en su reino no había pobres. Cuando estaban en medio del gran banquete, Vlad Tepes se presentó y les preguntó si querían vivir sin preocuparse ni faltarles nada. Cuando le respondieron que sí prendió fuego a la sala del banquete de tal modo que ni uno solo pudo escapar. Cuando le preguntaban, Vlad justificaba esta acción como una forma de librar a los demás de tener que cargar con ellos. De este modo, según él, dejaban de haber pobres en sus dominios. Hoy día esta anécdota esta considerada por muchos rumanos como diferente. Según ellos los invitados al festín eran bandidos de la zona, no pobres y enfermos...

Pero leyendas o anécdotas aparte, es más que evidente que Vlad III no fue un vampiro, ni bebía sangre, ni se convertía en murciélago, ni ninguna de esas cosas. Su relación con estos no es más que la de ser un ser auténticamente malvado y cruel, aunque esto tampoco está muy claro, pues Vlad Tepes está considerado hoy día como un héroe nacional en Rumanía por su resistencia al expansionismo otomano, y a que Valaquia por aquel entonces era un pequeño país situado en una zona enormemente conflictiva, la frontera europea frente al Imperio Otomano, y estos hostigaban continuamente a los valacos porque sabían que eran la puerta que debían derribar para entrar en Europa.

Quizá Bram Stoker, el autor de "Drácula", a pesar de no haber visitado nunca Rumanía, eligió al personaje por ser un individuo "siniestro" que vivía en una zona donde la leyenda del vampiro estaba muy arraigada. Por la dureza con la que trataba a sus enemigos y su localización, Vlad III era un perfecto candidato para el vampirismo. Pero a pesar de esto, para los rumanos, Vlad Tepes es el hombre que protegió a Rumanía de las invasiones turcas y que la libró de la dominación húngara. No en vano, el escritor Bram Stoker es un personaje profundamente odiado en Rumanía.

Sin embargo, tampoco hay que negar la calidad literaria de la obra de Stoker, ni que la leyenda de Drácula y de los vampiros atrae hoy día a muchos turistas a tierras rumanas para visitar lugares como el Castillo de Bran (llamado de Drácula, aunque ni siquiera está muy claro si llegó a residir algún tiempo en él).
Toda esta mitificación del personaje histórico quizás ayudó a inflar en demasía la crueldad de Vlad III, que aunque fue malvado, no le iban a la zaga sus adversarios en aquel contexto de la Baja Edad Media.

Vlad III (Drácula)

lunes, 1 de julio de 2019

¿Se puede vivir sin sexo?

Quién dice que no se puede vivir sin sexo? Ellos son 'ángeles terrenales' y despiertan cada día sin pasar una sola noche de sexo. Al universo de heteros, bisexuales, gays y lesbianas se debería sumar una orientación sexual más que está 'saliendo del armario' y ganando cada vez más adeptos en todo el mundo: los que quieren y pueden vivir sin sexo.

vivir sin sexo

¿Se puede vivir sin sexo?

Entre el 1% y el 5% de la población no practica el sexo. No están enfermos, ni detrás de su opción sexual hay motivos morales o religiosos. Simplemente, se definen como asexuales y sostienen que no sienten ninguna atracción sexual por otros individuos.

Defienden también que son diferentes entre ellos porque algunos sienten atracción romántica y otros no; y porque algunos sienten excitación física y otros no. Quieren hacerse oír, reclaman el reconocimiento de la sociedad de los derechos de la sexualidad en cualquiera de sus vertientes, también la suya, y por eso han creado un sitio en la red: 'Asexual Visibility and Education Network (AVEN)' , una comunidad virtual que se ha extendido por todo el mundo.

La web tiene tres objetivos. El primero es tener un lugar de encuentro para ellos, donde puedan conocer a más personas y crecer como comunidad. El segundo es tener un espacio de educación para ellos, los que los rodean y para quienes estén interesados. Y la tercera es la visibilidad de su comunidad hacia la sociedad. Actualmente en la versión hispanoamericana tenemos hay 2.000 personas afiliadas y cuentan con 300 visitas diarias.

Este movimiento en una sociedad tan sexualizada es totalmente transgresor. Sin dudas hay que respetar cualquier elección sexual, pero estas personas han necesitado poner una etiqueta e identificarse como un grupo. Lo que llama la atención es que su condición de asexuales la defiendan como permanente cuando las personas están en constate cambio y evolución. ¿Cómo pueden saber cómo van a sentirse dentro de cinco años? Esa es la gran pregunta que genera a los psicólogos y sexólogos del mundo entero.

Nos encontramos inmersos en una sociedad donde el amor, el sexo y la intimidad son inseparables la una de la otra. Si no tienes sexo es difícil imaginar cómo acceder al amor y, mucho menos, tener intimidad con alguien. En esta comunidad la intimidad es un factor importante dentro de una relación, pero hay más vías para generar intimidad aparte del sexo. A la hora de compartir tiempo, espacio y energía en común con una persona, son muchas las actividades que se pueden hacer: comer un helado, bailar, tener una agradable conversación o compartir una cama, son cosas que a todos nos genera satisfacción. En un mundo cada vez más sexualizado, parece ser que el número de personas que disfrutan más de una intimidad no-sexual está aumentando y allí hay un terreno rico a explorar para las personas asexuales.

Lo cierto es que la sexualidad tiene muchos matices. Si ha deseo ya hay sexualidad, si hay fantasías o atracción, también hay sexualidad.

La asexualidad ha tenido mucho auge los últimos años, y no es algo gratuito. Ahora hay más expectativas con respecto a la manera en que las personas se deben relacionar sexualmente entre sí, los roles de genero, la religión, la familia como núcleo de la sociedad, y los intereses políticos son aspectos de la sociedad que hacen presión sobre los cuerpos y sus sexualidades. Se habla sobre la vida sexual de cada cual como si se tratara de seguir una lista de instrucciones de placer y felicidad, y esto obviamente no funciona así.

Existen pocos estudios científicos dedicados a la asexualidad, y algunos de ellos han llegado de la mano del mismo científico: Anthony Bogaert, de la Universidad de Brock (Ontario, Canadá). Como un estudio publicado en 'The Journal of Sex Research' con 18.000 personas que constató que el 1% de los encuestados nunca había sentido atracción sexual por otra persona. En un segundo estudio, publicado en 'Review of General Psychology' aborda la cuestión de la definición y la comprensión de la asexualidad. En él se definen la asexualidad como una falta de atracción sexual. Los asexuales no son necesariamente célibes o personas no románticas. Algunos trastornos, como el deseo sexual hipoactivo (HSDD, sus siglas en inglés), pueden parecer lo mismo que la asexualidad, pero no lo son. Muchas personas con síntomas crónicos del trastorno (carencia total de deseo) se ajustan a la definición de la asexualidad. Sin embargo, algunas personas asexuales tienen impulsos sexuales y obtienen placer de ellos, pero simplemente no desean incluir a otras personas en sus actividades privadas.

Por tanto, esto no se ajusta a la definición de HSDD. La mayoría de las personas con el trastorno no lo tiene de por vida, sino que lo desarrolla en algún momento después de haber sido previamente sexual. Además, el trastorno se puede diagnosticar y provoca malestar o dificultades interpersonales, algo que no les sucede a quienes eligen voluntariamente no 'jugar' debajo de las sábanas y son así felices.