Mostrando entradas con la etiqueta Oficina. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Oficina. Mostrar todas las entradas

jueves, 30 de mayo de 2019

14 maneras de aumentar la productividad en el trabajo

Solo hay 24 horas en el día, por lo que aprovechar al máximo su tiempo es fundamental. Hay dos formas de aumentar su rendimiento: puede dedicar más horas al mismo trabajo o trabajar de forma más inteligente, utilizando la tecnología de ERP Navision en conjunto con estrategias de optimización de trabajo. Todo depende de lo que usted prefiera.

Ser más productivo en el trabajo no es ciencia espacial, pero requiere ser más deliberado acerca de cómo administrar su tiempo. Esta publicación lo guiará a través de 15 estrategias simples pero efectivas para aumentar su productividad en el trabajo.

15 maneras de aumentar la productividad en el trabajo

trabajo de oficina

1. Haga un seguimiento y limite la cantidad de tiempo que está gastando en las tareas.
Puede que piense que es bastante bueno para medir cuánto tiempo está gastando en varias tareas. Sin embargo, algunas investigaciones sugieren que solo alrededor del 17% de las personas pueden estimar con precisión el paso del tiempo. Con un software para gestión de empresas, usted puede medir y saber exactamente cuánto tiempo dedica a las tareas diarias, incluyendo los medios sociales, el correo electrónico, el procesamiento de textos y las aplicaciones.

2. Tome descansos regulares.
Suena contradictorio, pero tomar descansos programados puede ayudar a mejorar la concentración. Algunas investigaciones han demostrado que tomar breves descansos durante largas tareas le ayuda a mantener un nivel constante de rendimiento; mientras que trabajar en una misma tarea sin interrupciones, conduce a una disminución constante en el rendimiento.

3. Establecer fechas límite autoimpuestas.
Si bien generalmente pensamos que el estrés es algo malo, un nivel manejable de estrés autoimpuesto puede ser útil en términos de enfocarnos y ayudarnos a alcanzar nuestras metas. Para tareas o proyectos abiertos, intente darse una fecha límite y luego atenerse a ella. Es posible que se sorprenda al descubrir lo concentrado y productivo que puede ser cuando mira el reloj y trabaja bajo presión.

4. Siga la regla de los dos minutos.
Implemente la famosa "regla de los dos minutos" para aprovechar al máximo las pequeñas ventanas de tiempo que tiene en el trabajo. La idea es esta: si ve una tarea o acción que sabe que se puede hacer en dos minutos o menos, hágala de inmediato. Completar la tarea de inmediato toma menos tiempo que tener que volver a ella más tarde.

5. Diga no a las reuniones.
Las reuniones son uno de los momentos que mayor tiempo consumen, pero de alguna manera continuamos asistiendo y quejándonos de ellas. El empleado de oficina promedio pasa más de 30 horas cada mes en reuniones improductivas. Antes de confirmar su asistencia a la próxima reunión, pregúntese si puede lograr los mismos objetivos a través del correo electrónico, el teléfono o el trabajo web colectivo.

6. Deje de lado la multitarea.
Aunque tendemos a pensar en la capacidad de realizar múltiples tareas como una habilidad importante para aumentar la eficiencia, puede ser contraproducente. Los psicólogos han encontrado que intentar realizar varias tareas a la vez puede resultar en pérdida de tiempo y productividad. En su lugar, adopte el hábito de comprometerse con una sola tarea antes de continuar con su próximo proyecto.

7. Aproveche su viaje diario.
Si viaja en un transporte público o taxi, en lugar del Candy-Crush o el Facebook, use ese tiempo de viaje para leer y responder algunos correos electrónicos, crear su lista diaria de tareas o realizar una lluvia de ideas. Aproveche ese tiempo extra en algo productivo.

8. Renunciar a la ilusión de la perfección.
Es común que los empresarios se obsesionen con el intento de perfeccionar una tarea, la realidad es que nada es perfecto. En lugar de perder el tiempo persiguiendo esta ilusión, lleve a cabo la tarea lo mejor posible y siga adelante. Es mejor completar la tarea y sacarla de su lista de tareas para hacer y, si es necesario, siempre puede volver y ajustar o mejorarla más tarde.

9. Tome descansos para hacer ejercicio.
El tiempo de trabajo para hacer ejercicio puede ayudar a mejorar la productividad. Si es posible, acumule horarios establecidos durante la semana para caminar o ir al gimnasio. El correcto bombeo de sangre podría ser justo lo que se necesita para despejar la cabeza y volver a concentrarse.

10. Sea proactivo.
Permitir que las llamadas telefónicas y los correos electrónicos entrantes determinen cómo pasa su día significará que hace un gran trabajo para apagar incendios, pero eso es todo lo que puede lograr. Reserve tiempo para responder a los correos electrónicos, pero no permita que ellos determinen cómo será su día. Tenga un plan tentativo al comienzo de cada día e intente llevarlo a cabo.

11. Desactivar las notificaciones.
No se puede esperar que nadie resista el atractivo de un correo electrónico, correo de voz o notificación de mensaje de texto. Durante las horas de trabajo, desactive sus notificaciones y, en su lugar, compile a tiempo para revisar el correo electrónico y los mensajes. Esto también forma parte de ser proactivo.

12. Trabajar en intervalos de 90 minutos.
Los investigadores de la Universidad Estatal de Florida han encontrado que los artistas de élite (atletas, jugadores de ajedrez, músicos, etc.) que trabajan en intervalos de no más de 90 minutos son más productivos que aquellos que trabajan más de 90 minutos seguidos. También encontraron que los sujetos con mejor desempeño tienden a trabajar no más de 4.5 horas por día.

13. Dése algo bonito para mirar.
Puede parecer poco probable, pero algunas investigaciones muestran que equipar una oficina con elementos estéticamente agradables, como las plantas, puede aumentar la productividad hasta en un 15%. Decore su espacio de oficina con fotos, velas, flores o cualquier otra cosa que ponga una sonrisa en su rostro.

14. Minimice las interrupciones.
Conversar con un colega en la oficina puede parecer inocuo, pero incluso las interrupciones breves parecen producir un cambio en el patrón de trabajo y una caída correspondiente en la productividad. Minimizar las interrupciones puede significar establecer horarios de oficina, mantener la puerta cerrada o trabajar desde casa para proyectos que requieren tiempo.