jueves, 5 de septiembre de 2019

La momia quemada del Faraón Tutankamon

Hace algunos años el doctor Chris Naunton, director de la Sociedad de Exploración de Egipto, dió a conocer los resultados de su investigación sobre la muerte de Tutankamón.
En las imágenes de un tac realizado en 2005, que han ayudado en la investigación, revelaron un daño extremo en la caja torácica, así como una fractura en la pierna.
Llegando a la conclusión de que un carro atropellara al faraón mientras estaba de rodillas, rompiéndole las costillas y la pelvis, y aplastando su corazón. De este modo, la investigación también arroja luz a otro de los misterios de la momia, el de por qué era la única de un faraón que no conservaba el corazón.
Una arqueóloga forense utilizó un microscopio electrónico de barrido, que determinó que la carne había sido quemada. Esta investigación confirmo ademas que el cuerpo de Tutankamón se incendió mientras estaban sellando el ataúd
En la tumba del faraón se encontraron gran cantidad de resinas y aceites que se vertieron sobre la momia de Tutankamón para prepararlo para la eternidad, podrían haberse incendiado de alguna manera después de que la momia hubiera sido introducida en varios ataúdes sellados.
Al parecer, los aceites de embalsamamiento combinados con el calor de la tumba y el lino causó una reacción química que «cocinó» el cuerpo del rey a temperaturas de más de 200 grados centígrados.
Esta conclusión se basa en pruebas realizadas a un trozo de la carne del faraón, que al parecer se hizo en 1968. La momia de Tutankamón es, de hecho, muy oscura, pero ¿fue el fuego lo que lo convirtió en un faraón frito?
Las conclusiones son; En primer lugar, que el faraón habría muerto en un accidente «de tráfico» y en segundo, que su cuerpo sufrió una combustión espontánea después de ser embalsamado.

La momia quemada del Faraón Tutankamon

0 comentarios:

Publicar un comentario