martes, 24 de febrero de 2015

Origen de la frase "La suerte está echada"

Alea jacta est o Alea iacta est es una locución latina de uso actual que significa se echó el dado, el dado fue echado o la suerte está echada. Pero esta frase tiene un origen histórico que entenderemos mejor leyendo este arículo curioso.

Origen de la frase "La suerte está echada"

Origen de la frase "La suerte está echada"

"La suerte está echada" es una expresión atribuida por Suetonio a Julio César en el momento de cruzar el río Rubicón, límite entre Italia y la Galia Cisalpina (provincia que el Senado romano le había asignado). Con este paso, se rebeló contra la autoridad del Senado y dio comienzo a la larga guerra civil contra Pompeyo y los Optimates. Según algunas versiones, César usó el imperativo “jaci” en lugar del pasivo “jacta est” (“¡Echad la suerte!”).
La frase en griego (ανερριφθω κυβος) está, pues, en Menandro  y Plutarco Caes.  En latín, tal vez la traducción más rigurosa sería: "jacta esto alea" y podríamos traducirla como"que se lance el dado" "que esté el dado lanzado" con el sentido que arriba se ha comentado.
La oración implica que él había tomado el riesgo y pasado un “punto de no retorno”, es decir, él no podía retroceder de lo que había hecho, como el jugador que ha apostado todo a una tirada de dados.
Hoy en día, la frase significa dar un paso irrevocable, generalmente de riesgo o confrontación.
Política y retóricamente, las dos orillas del Rubicón, separadas por un estrecho caudal muy fácil de cruzar, representan la seguridad de la pertenencia a la tiranía y la peligrosa libertad.

0 comentarios:

Publicar un comentario